A la hora de averiguar cuáles son los gastos que conlleva la compra de una vivienda es necesario tener presente que hay dos partidas muy importantes:

  • Gastos de la compraventa.

Esta partida estará destinada a pagar los gastos de notaría, registro, gestoría e impuestos, los cuales siempre corren a cargo del comprador.

  • Gastos de la hipoteca.

Los gastos de la hipoteca reúnen costes de tasación, notaría, registro, gestoría y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Gastos de formalización de hipotecas: cuáles puedes reclamar al banco

Tasación

La tasación es un proceso que facilita a la entidad bancaria conocer cuál es el valor de la vivienda para así calcular con exactitud cuál es el total del préstamo hipotecario que va a conceder.

Como comprador es interesante que sepas que se trata de un trámite obligatorio, pero que estás en todo tu derecho a elegir qué empresa deseas que realice tu tasación. Además de que conozcas que los precios que se suelen cobrar por este trabajo giran en torno a los 200 y 500 euros.

Gastos de notaría

La firma ante el notario es un de los momentos más esperados por los compradores, ya que implica que el proceso para comprar una vivienda llega a su fin cuando el notario da fe de las escrituras del préstamo y de quien las otorga.

El precio de este trámite suele ser elevado y existen muy pocas diferencias entre unos profesionales y otros. Por lo general los precios se mantienen estables desde que el Gobierno los fijó hará unos 30 años.

Costes de registro

El coste de registro es otro de esos trámites obligatorios que implica la inscripción de la escritura de la hipoteca en el registro de la propiedad. Una vez que se realice, el comprador por fin se convierte en el único propietario de la vivienda.

Estos gastos de registro también están fijados por ley y suelen girar en torno a los 150 y 300 euros.

Gastos de gestoría

Estos gastos de hipoteca no están limitados por la ley y también rondan los 150 y 300 euros. Con esta partida se cubren los trámites realizados por los gestores.

Impuestos de las hipotecas

El coste de estos impuestos viene determinado por cada administración autonómica, por lo que cada comunidad ha fijado un precio. Con esta partida se paga el IVA (si es una vivienda nueva) o el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (si es una vivienda de segunda mano).

Estos son los principales gastos que conlleva la contratación de una hipoteca, pero hay otros tantos más que tener en cuenta cuando se firma el préstamo.

Comisión de apertura

La comisión de apertura es la única comisión que puede cobrar un banco al firmar una hipoteca. Aunque no está limitado por ley su coste, por lo general está establecido que ninguna entidad bancaria cobra más de un 1%. No obstante, es interesante destacar que esta comisión de apertura está dejando de aplicarse y muchos bancos ya han dejado de cobrar por el trámite.

Productos extra

Los bancos ofrecen intereses más bajos en las hipotecas si sus clientes están dispuestos a contratar productos vinculados: seguros, planes de pensiones, … Y aunque no es obligatorio contratar ninguno, es importante que los tengas en cuenta a la hora de calcular los costes totales de una hipoteca.

Ahora que conoces cuáles son los principales gastos de una hipoteca, es importante que sepas a quién pertenece pagarlos, si al comprador o la entidad bancaria.

Respecto a los gastos de compraventa de una vivienda, está claro que el pago corresponde al comprador. Sin embargo, con los gastos de hipoteca no ocurre lo mismo.

La guerra por determinar si es la entidad bancaria o el cliente quien se hace cargo de los gastos aún no ha acabado. Y es que en numerosas ocasiones las entidades bancarias se han aprovechado de la situación de sus clientes y los han obligado a pagar la totalidad de gastos que podrían haberse compartido.

De ahí que el Tribunal Supremo pusiera de manifiesto la importancia de un reparto equitativo de los gastos, al considerar las prácticas de las entidades abusivas. Al fin y al cabo, los bancos son uno de los grandes beneficiados de la escritura de un crédito hipotecario.

No obstante, y aunque como decíamos anteriormente, la batalla por averiguar quién se responsabiliza de los pagos aún no ha finalizado.

Si consideras que la entidad con la que firmaste tu préstamo hipotecario careció de transparencia durante el proceso y quieres averiguar qué gastos pagaste de más o reclamar los gastos de hipotecas para que te devuelvan tu dinero, continúa en nuestro blog.