Formalizar una hipoteca implica, además del papeleo, una serie de gastos como los de notaría, gestoría, registro, impuestos o tasación de la vivienda que varían en función a diferentes cuestiones como el importe del préstamo solicitado o la comunidad autónoma en la que este se firme.

En el caso que nos ocupa, lo importante no son cuáles son los gastos hipotecarios y las cuantías, sino quién los asume. En la batalla por averiguar si es la entidad bancaria o el cliente quien se hace cargo de los pagos es conveniente hacer un repaso que nos lleva a diciembre de 2015, cuando el Tribunal Supremo declaró que la imposición de los todos los gastos de formalización de una hipoteca al prestatario era una práctica abusiva.

Se determinó que no era justo que el cliente se hiciera cargo de todos los gastos y menos aún que la entidad bancaria les obligase a pagarlos. Se puso de manifiesto la importancia de un reparto equitativo de los costes. Básicamente porque las entidades bancarias también se veían beneficiadas de la escritura de un préstamo hipotecario.

En este sentido la tendencia jurisprudencial ha ido variando, siendo resuelto por el pleno del Tribunal Supremo que se paga:

  • 50% del notario por la firma de la hipoteca.
  • 50% de la gestoría por la tramitación de la hipoteca.
  • 100% del Registro de la Propiedad por la inscripción de la hipoteca.

Además de los gastos de aranceles notariales y registrales, junto a otros honorarios a pagar, el tributo más conflictivo en los últimos años ha sido el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Tras todas las revisiones del Tribunal Supremo a cuenta del IAJD su última decisión es que sean los bancos quienes tengan que pagarlo. Pero solo para las hipotecas firmadas a partir del 12 de noviembre de 2018. Para aquella que se firmaron antes de esta fecha, serán los clientes quienes tengan que asumir el pago del impuesto y no tendrán opciones de recuperar lo que hayan pagado.

Actualmente esta materia continúa siendo objeto de estudio por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por lo que todos los consumidores están esperando que se pronuncie al respecto.

Quién puede reclamar los gastos de hipotecas

Las entidades bancarias solo pueden cargar a los prestatarios la mitad de los costes de los gastos de notaría, gestoría y tasación. Y, por supuesto, en ningún momento pueden obligar al cliente a pagar de más. Si esto ocurriese, los clientes estarían en todo su derecho a reclamar.

Así, podrán solicitar la devolución de los gastos de hipotecas los siguientes perfiles:

  • Cualquier persona que tenga activo un préstamo hipotecario.
  • Un cliente que haya terminado de pagar su préstamo hipotecario.
  • Un prestatario que haya vendido su casa.
  • Un consumidor que haya realizado novaciones sobre el préstamo inicial.

¿Cómo se pueden reclamar los gastos de una hipoteca?

Para poder llevar a cabo una reclamación de los gastos de formalización de una hipoteca es necesario que tengas a mano la siguiente documentación:

  • Escritura del préstamo hipotecario
  • Facturas del notario, registro, tasador de la vivienda y la gestoría.

Si por cualquier razón no dispones de alguno de estos documentos, siempre podrás solicitar una copia en la gestoría o notaría.

Una vez hayas reunido toda esta documentación, ya podrás comenzar el proceso de reclamación del dinero. Para ello tal vez te venga bien tener cerca una guía para la reclamación de gastos hipotecarios.

Lo primero que tienes que hacer es interponer una reclamación en el Servicio de Atención al Cliente de la entidad bancaria y esperar una respuesta en un plazo de uno a dos meses.

Si el banco no responde o deniega nuestra solicitud, puedes ir más allá y presentar la reclamación al Banco de España, el cual en unos cuatro meses deberá emitir un dictamen.

No obstante, debes saber que el dictamen del Banco de España, pese a no ser vinculante, puede usarse para reclamar de nuevo al banco el dinero que pagado de más.

Agotados estos recursos, si sigues sin obtener una respuesta o deniegan tu solicitud, debes interponer una demanda. Probablemente la vía más rápida y segura para recuperar tu dinero.

¿Cuánto dinero se puede recuperar?

Como te decíamos al principio, los gastos de una hipoteca dependen de diferentes factores como el importe solicitado. Por lo tanto, el dinero a recuperar estará sujeto a los mismos.

No obstante, según la OCU, un cliente puede llegar a pagar alrededor de 600 euros de notario, 200 de registro, unos 350 de tasación y 400 de gestoría. En total unos 1.550 euros aproximadamente. Aunque estas cantidades pueden verse incrementadas en el interés legal del dinero desde la fecha de pago de las mismas.

Ha llegado tu momento y estás a tiempo de recuperar todos los gastos e impuestos de formalización de la hipoteca que firmaste.

Descarga la siguiente infografía gratis para conocer los pasos que debes seguir para reclamar los gastos de formalización de una hipoteca.

 

pasos para reclamar los gastos hipoteca

 

<< Descargar infografía gastos hipoteca gratis >>